No cuentes nunca un solo cuento

arbolito 2

No cuentes nunca un sólo cuento. Añade siempre un segundo. De ese modo, el otro se tendrá en pie.

Tom Lowenstein, Ancient Land: Sacred Whale: The Inuit Hunt and Its Rituals, London: The Harvill Press, p. xii
Ilustración inspirada en un textil contemporáneo sudafricano

Anuncios

Un cuento que nadie sabe

Serp

Nadie sabe la historia del amanecer de mañana.

Rattray, Ashanti Proverbs (the primitive ethics of a savage people), Oxford: Clarendon Press, 1916, nº 746.
Ilustración basada en las piedras Abbia, fichas de juego de azar, de Camerún.